2 de enero de 2013

El Hobbit. Un viaje inesperado. Una adaptación, por ahora, acertada




A pesar del entusiasmo con el que los admiradores de la obra de Peter Jackson acogieron el anuncio del rodaje de El Hobbit, no ha sido poco el revuelo suscitado en las redes sociales a raíz del anuncio de que la obra J.R.R. Tolkien, un cuento de poco más de 300 páginas, iba a ser finalmente dividido en tres films. Además, y por si no fuera motivo suficiente de preocupación el temor a que, en aras de un máximo rendimiento comercial, la obra del loado escritor quedara desvirtuada, se añadía también la sospecha de que Jackson no lograra captar el tono de un libro concebido para un público mucho menos maduro que el de El Señor de los Anillos.

No obstante, y para alivio de muchos, El Hobbit no sólo ha resultado ser una adaptación fiel al original literario – aunque con alguna que otra perdonable licencia-, sino un acertado ejercicio cinematográfico que combina, sin fisuras, el tono más infantil del original literario con la seriedad que impregna toda la obra posterior del afamado escritor anglosajón.

El resultado es un film trepidante en el que se alternan, con suma naturalidad, humor, acción y dramatismo, y que devuelve a la gran pantalla a personajes tan emblemáticos como Galadriel, Sarumán o Elrond, además de Gandalf, Frodo y un anciano Bilbo – de nuevo interpretado por Ian Holm –,  quienes protagonizan un inicio que entronca directamente con la primera parte de la trilogía de Jackson, La comunidad del anillo.

El Hobbit cuenta, por otra parte, con un reparto de lujo, encabezado por Martin Freeman – insuperable en su interpretación de Bilbo, un personaje para el que parece haber nacido -, Richard Armitage – igualmente insuperable en su encarnación del atormentado Thorin - y, por supuesto, el siempre excepcional Sir Ian MacKellen en el papel de Gandalf.

No cabe olvidar tampoco que El Hobbit hace gala de unos prodigiosos efectos de sonido y una inmejorable perfección técnica, que posibilitan escenas tan memorables como la del saqueo de Smaug o la recreación del reino de Erebor; además, el último film de Jackson cuenta con una gran banda sonora, firmada por Howard Shore, y una bella canción – con ecos netamente Irish – sabiamente insertada en una de las escenas más bellas del film y, posteriormente, interpretada por Neil Finn, líder de Crowded House, al paso de los títulos de crédito finales.

Por otra parte, y como ya pasara con El Señor de los Anillos, Jackson ha vuelto a rodearse de grandes profesionales y a valerse de un más que holgado presupuesto para recrear los escenarios y personajes surgidos de la portentosa imaginación de Tolkien. Así, el director neozelandés ha vuelto a hacer uso de sus ya famosos planos aéreos –  para mostrar elaborados escenarios y paisajes de ensueño – y, de nuevo, ha sorprendido al espectador con sus criaturas, especialmente un rejuvenecido Gollum y un personaje, Azog, con claras reminiscencias al imaginario de Guillermo del Toro – El laberinto de Fauno -, director que, por problemas de agenda, no pudo hacerse cargo, como en principio estaba previsto, de la dirección de este film, aunque finalmente haya intervenido en el mismo en calidad de guionista.


Finalmente, y si bien es cierto que El Hobbit no es un film perfecto – cierta extensión en algunas escenas, pocas, y un cierto déjà vu lastran un tanto sus innegables virtudes- el film de Jackson cuenta con no pocos y logradísimos momentos, algunos de ellos simplemente magistrales, como, hacia el final del metraje, la escena de los acertijos protagonizada por Bilbo y Gollum después de que el primero descubra y se apodere del dorado y maligno anillo que dará pie al argumento de El Señor de los Anillos.  

Tan sólo cabría añadir: ¡Qué larga se presenta la espera para poder visionar el resto de la trilogía!

8 comentaris:

  1. Esta en mi lista de cosas pendientes, a ver si la veo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hitos, Feliz Año. Pues cuando la veas, ya nos dirás qué opinión te merece. Saludos ;-)

      Eliminar
    2. Pues me ha gustado; a la espera de ver la siguiente parte.

      Eliminar
    3. Sí, ya queda menos para la segunda ;-)

      Eliminar
  2. Me imagino que realmente debe contar con muy buenos efectos tanto de video como de sonido, y la participación de Martín Freeman debe ser espectacular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario! La verdad es que el film cuenta con espectaculares efectos especiales que, sin embargo, no opacan la actuación de sus actores. Y, sí, Martin Freeman está espectacular.

      Eliminar
  3. Es correcto lo que se menciona en el texto, los efectos audiovisuales son muy buenos, asi como el reparto y tiene todo el sello de Peter Jackson, el trabajo que se realizó con la trilogía es encomiable, en todos los aspectos a analizar, cada participante en el desarrollo de esta saga es pletórico, así como esta redacción.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...